jueves, 4 de diciembre de 2008

LA ECUACIÓN DE DRAKE

La Ecuación de Drake fue concebida en 1.961 por Frank Drake (Chicago 1.930, actual presidente del Instituto SETI), con el propósito de estimar la cantidad de civilizaciones existentes en la Vía Láctea, susceptibles de poseer emisiones de radio que fuésemos capaces de detectar. En otras palabras: el intento por calcular la cantidad de planetas con vida tan inteligente como para desarrollar la tecnología que les permitiera ponerse en contacto con nosotros. La fórmula en cuestión es esta:

N = R* × fp × ne × fl × fi × fc × L

Donde N es el número buscado: las civilizaciones que podrían comunicarse con nosotros.
  • R* es el ritmo de formación de estrellas "adecuadas" en la galaxia (estrellas por año). R=20
  • fp es la fracción de estrellas que tienen planetas en su órbita. fp=0,5
  • ne es el número de esos planetas en el interior de la ecosfera de la estrella (se trata del espacio que la rodea, y que está en condiciones de albergar alguna clase de forma de vida. Demasiado cerca es demasiado caliente; demasiado lejos es demasiado frío). ne=1
  • fl es la fracción de esos planetas dentro de la ecosfera en los que la vida se ha desarrollado. fl=0,2
  • fi es la fracción de esos planetas en los que la vida inteligente se ha desarrollado. fi=1
  • fc es la fracción de esos planetas donde la vida inteligente ha desarrollado una tecnología e intenta comunicarse. fc=0,5
  • L es el lapso de tiempo que una civilización inteligente y comunicativa puede existir (en años).
La explicación de los valores asignados (los que están en negrita) la podéis encontrar aquí. Donde me quiero detener y profundizar algo más en el post es en el valor de L. Según la ecuación, es el número de años que una civilización tecnológica y comunicativa perdura. Nosotros sólo llevamos en esa fase unos 50 años. Las preguntas serían: ¿Se destruyen las civilizaciones avanzadas poco después de descubrir la tecnología para conseguirlo? ¿O resuelven sus problemas juntos antes de que suceda? De momento no asignaremos un número a L. Coloquemos los demás y veamos qué pasa:

N = 20 × 0,5 × 1 × 0,2 × 1 × 0,5 × L

El resultado es que N=L. Dicho de otro modo, el número de civilizaciones inteligentes y comunicativas en la galaxia es igual a los años que dura una civilización. La cifra sobre la que sabemos menos tiene un gran significado en nuestros cálculos. La mayoría de los científicos espera que si una civilización puede superar su tendencia inicial a autodestruirse con su propia tecnología, entonces esa civilización existirá mucho tiempo. En cualquier caso, habría al menos 50 (el número de años que hemos estado comunicándonos) y, si una civilización comunicativa dura millones de años, habría la posibilidad de buscar millones de civilizaciones. Aunque no hay una solución única, y pueda discutirse la validez de alguno de los factores (o de todos ellos), la comunidad científica la ha aceptado como herramienta para examinar estos factores.

Fuente: wikipedia.

2 comentarios

Anónimo dijo...

no conocía esta ecuación. Me ha dejado estupefacto. Muy bueno este post. Quizá L se pueda conocer con más exactitud en unos 100 años y el valor nos lo dé la experiencia.

Antonio E. Zafra dijo...

A mi esta ecuación me da miedo. No se, pero si es cierto que la propia civilización no es capaz de sobrevivirse a si misma, entonces qué esperanza nos queda.

Si no conocemos de más civilización que la nuestra, y esta misma civilización ya adolece, con solo 50 años, de los síntomas de autodestrucción que la ecuación predice...

¿significará esto, que solo somos una prueba más de la naturaleza universal en su investigación del ensayo/error, para conseguir una especie inteligente duradera?

Related Posts with Thumbnails